viernes, 6 de junio de 2014

Reseña "Alicia en el País de las Maravillas" de Lewis Carroll (ilustrado por Rébecca Dautremer)

Título: Alicia en el País de las Maravillas
Autor: Lewis Carroll
Ilustradora: Rébecca Dautremer
Editorial: Edelvives
Páginas: 137
Precio: 34,90 euros
Género: Clásico infantil
ISBN: 9788426379696






SINOPSIS
Un día aburrido como tantos otros, Alicia se duerme y de este modo entra en el País de las Maravillas de la mano del Conejo Blanco. Allí conocerá a la Falsa Tortuga, la Reina de Corazones, el Gato de Chester, la Duquesa, el Sombrerero Loco o la Liebre de Marzo, entre muchos otros personajes fantásticos con los que vivirá aventuras de lo más variopintas.

OPINIÓN
Gente del mundo: leed esta cucada de libro.
Niños del mundo, adolescentes, adultos, ancianos, dejad atrás los prejuicios. ¿Que es muy infantil? ¿Que no sois fan de los clásicos? ¿Que ya os sabéis la historia por la película de Disney? Mis amigos ignorantes, este no es un libro cualquiera, es un imprescindible. No, no es "imprescindible" por ser clásico ni mucho menos, es imprescindible porque es una locura, se desborda la imaginación y creatividad que ha conllevado este libro por los cantos de las hojas (en precioso color rojo, por cierto) y te embriaga el sabor de redescubrir una historia que creías que te sabías de memoria debido al film. Una paranoia de obra que deja en una esquina los por qué y te sumerge en un mundo desconocido y misterioso a la par que estrambótico y divertido. A eso sumadle el final tan perfecto y la gran gama de personajes de lo más variopintos que dejan su huella por esta pequeña y corta trama.
Y, si os encontráis en ese punto de indecisión de no saber qué edición escoger para leer esta obra, yo os recomiendo encarecidamente esta.
Preciosa.
Cuesta un ojo y medio de la cara, pero es preciosa.
Esas ilustraciones de Rébecca Dautremer me han maravillado, pienso repetir con esta ilustradora. Un dibujo muy atractivo y detallado (yo os voy dejando imágenes de él a lo largo de la reseña) con colores muy sobrios (a lo mejor yo hubiera elegido colores más vivos, eso sí, porque creo que van más acorde con la historia...). El libro tiene unas dimensiones enoooooooorrrrmeeeeeesss, 280x345 mm, lo suficiente como para que solo me quepa en la estantería en horizontal en vez de erguido, pero bueno, yo me he sentido como un crío con ese libro tan grande entre las manos, con esas imágenes que parecían cuadros y esa historia tan tierna. Y me ha encantado. Además, imaginaba una lectura más incómoda porque el libro no sería tan "movible" como uno normal, y sin embargo no ha sido para tanto.

Pasemos a la historia. No quiero contar tampoco mucho porque es un libro cortito que se lee en un suspiro y no voy a spoilearos, pero diré que, en la primera parte de la obra, justo después de que Alicia caiga por la madriguera (parte que me encantó), hay a partir de ahí hasta más o menos la mitad una parte un poco tediosa que consiste básicamente en Alicia creciendo, Alicia disminuyendo. Llegó un punto en el que creía que la historia solo iba a consistir en eso, pero no. Una vez Alicia ha pasado al jardín bonito, empieza la loca aventura. Conoceremos a muchos personajillos que ya nos sonarán, como el Conejo Blanco o el Sombrerero Loco, y otro que muchos no conoceréis, como me pasó a mí. Entre ellos ese bebé metamórfico cerdo (nombre de mi cosecha xd). Y mi favorito, el Gato de Chesire. Siempre me ha parecido un personaje tan enigmático, original y elegante. Ah, que pena que en la obra original no tenga tanto protagonismo como se le da en las adaptaciones a películas. Aunque, bien pensado, no hay ningún personaje más que Alicia con protagonismo, en un cuento de apenas cien páginas (he descontado las ilustraciones) no se puede exigir más.
El final me ha parecido muy conmovedor, para ser una historia tan desenfadada las últimas líneas han conseguido enamorarme mucho, por su sensibilidad y las frases tan bonitas que me encontré.
¿Recordáis mi reseña de El principito? En ella os decía que era un buen libro, pero yo no se lo daría a un niño. Es un cuento pensado para que los adultos recapaciten y se sientan niños, pero sin embargo a un niño de verdad no le encantará, no será capaz de comprender lo profundo que es (en verdad, ni yo mismo a mi edad lo acabé de comprender), y que ellos prefieren cosas menos reflexionadas y más divertidas. Bien, pues a Alicia en el País de las Maravillas no le pasa eso. Es un libro perfecto para que se lo lea un crío, de hecho yo lo regalaría a un niño si fuera vosotros. Aunque puede ser que sean un poco reacios a leerlo al principio porque todos nosotros de pequeño hemos mirado un libro clásico (para nosotros "viejo") con cara de ni-de-coña y esa es la verdad. Pero con un pequeño empujoncito creo que es una obra que les gustará.


Y por último, recalcar que mejor protagonista que Alicia para esta trama no hay. Una chica que no soporta que le den órdenes, que se anda por las ramas y tiene la cabeza en la nubes, que se pierde a sí misma en El País de las Maravillas para reencontrarse con ella de nuevo al salir. Una protagonista divertida que está muy a la altura de la historia. Al final del libro aparece una fotografía de Alice Lidell, la chica en la que Carroll se inspiró para esta historia, y no he podido evitar fijarme en que la Alicia dibujada por Rébecca guarda mucho parecido a ella. Me ha gustado este detalle.

Lo mejor: La edición.
Lo peor: Esas cuarenta páginas en la que Alicia lo único que hace es crecer o descrecer y poco más, me han resultado monótonas.

PUNTUACIÓN
9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario